-->

PIERNA DE CORDERO LECHAL AL HORNO

Llevaba tiempo sin preparar unas piernas de cordero lechal al horno. Son muy fáciles de cocinar, pero como me las traía por encargo de Bailén, hacia mucho que no las preparaba. Hace unos días hablando con Ana, una amiga de Ciudad Real, me dijo que en el mercado de abastos ella compraba unas piernecillas de cordero lechal que estaba muy tiernas, y yo como aquí no controlo el tema carne porque como antes os he dicho me las traigo del pueblo, me dirigí al mercado derecha al puesto de Wences, que es el carnicero que se las vende. Solo al verlas en el mostrador vi que era un buen cordero y me las traje sin dudarlo. Le dije que me las preparara para el horno y me puse manos a la obra. Decir que no va a ser la ultima vez que las compre......Ana llevabas razón, estaban muy tiernecitas!!!.
Contaros sobre la receta que aunque se suele preparar para navidad, cualquier día es bueno para comerlas, aunque como necesita bastante tiempo de horno, el fin de semana es ideal para hacerlas con mimo.
El cordero debe de ser bueno y joven.......por eso me gusta llamarle piernecillas. Se debe hornear con mimo para que quede tostado y a la vez jugoso.
Para mi gusto cuanto menos ingredientes lleve, más rico está.....un buen cordero no necesita mucha floritura.





Ingredientes:

● 4 Piernas de cordero lechal
● 6 dientes de ajo
● 1 vaso de vino blanco
● tomillo fresco....sino tienes utiliza seco
● perejil
● pimienta negra
● sal
● aceite de oliva virgen extra

Vamos a la receta...

Decirle a vuestro carnicero que le dé un corte para prepararlas al horno.

Salpimentamos las piernas de cordero lechal y las colocamos en una fuente de horno, a ser posible de barro.



En un mortero machacamos los ajos, 2 cucharadas de tomillo, 2 de perejil.

Le añadimos un vaso grande de aceite de oliva virgen extra.



Con la mano untamos todo el aliño por las piernas, metiéndole en el corte también para que quede bien impregnado.



Metemos en el horno a 180° durante 30 minutos, dando un par de vueltas para que se vaya tostando por ambos lados.

También vamos regando las piernas con el aliño que va cayendo en la fuente de barro.

Pasados los 30 minutos, le añadimos el vaso de vino blanco y si hiciera falta un poquito de agua......yo no le he puesto.

Dejamos otros 30 minutos y le damos otro par de vueltas a las piernas.

Subimos el horno 210 ° y horneamos durante 50 minutos regando con el caldo que hay en la fuente, hasta que la carne esté tostadita y jugosa por dentro.. Cada horno es diferente, así que el menor reloj es el ojo de uno mismo, ir observando hasta que veías que están listas para sacar.

Buena receta familiar y si tienes invitados quedarás como una estupenda anfitriona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario